"NO EXISTEN DÍAS GRISES SI HAY LUZ EN TU CORAZÓN"

TRABAJO CON SUEÑOS


El verdadero motivo de la creación de este blog, parte de mi conversación con una amiga y maestra en la interpretación de los sueños (Karina Malpica).
Desde hace bastante tiempo, y en mi búsqueda de solución a mis problemas de salud (fibromialgia-fatiga crónica), he seguido lo que mi voz interior me decía y que tantas veces no quise escuchar.
Encontré en las terapias llamadas naturales y energéticas, lo que en la medicina actual no obtenía y, durante años he indagado y practicado en estos temas que me hacían sentir mejor.
No quiero decir con eso que la medicina tradicional no funcione, por supuesto que sí, pero en mi caso había otras cosas a tener en cuenta que aquella no abarcaba.

Uno de los métodos por los que me empecé a interesar fue el de los sueños como vía para resolver bloqueos del inconsciente, que en muchos casos nos pueden crear enfermedades al no solucionarlos.
Empecé a llevar un diario de sueños y a anotar en él todo lo que soñaba. Con el tiempo adquirí bastante práctica y cada vez obtenía sueños más reveladores sobre mi situación.
No pretendo en este momento hacer una explicación exhaustiva de los diferentes tipos de sueños, pero sí explicar uno que tuve en un estado de semi-consciencia y que seguramente fue enviado por mis guías para entender mi situación y romper definitivamente mi bloqueo.
Al contarlo a mi amiga, me animó a que crease un blog en el que explicase este sueño por si a alguien le podía servir. No importa que enfermedad padezcas porque el mayor problema a nuestra sanación solemos ser nosotros mismos.
Espero de todo corazón que a alguien le sirva en su camino.
El sueño es el siguiente:

SUEÑO DE SANACIÓN
Prácticamente al levantarme, pero aún dormida (aunque en un estado de máxima lucidez), noté la presencia de alguien en mi habitación, sin que yo pudiese despertar de mi sueño.
No era una presencia hostil, sinó todo lo contrario, y con mucho amor hizo surgir en mi mente un  discurso que dijo que memorizase.
Empecé a escuchar en mi interior (como si se tratase de una verdad incuestionable), que yo nunca había sabido respetarme ni quererme, y por eso me hacía daño a mi misma.
Esta voz interior me explicaba que no supe decir "no" al trabajo que tenía y que me causaba tanto sufrimiento. Al no respetar lo que pensaba y acceder a lo que se esperaba de mí. Llegado a ese punto, la única salida que tenía mi subconsciente para librarse de él era enfermar. De esa manera estaba justificado el dejarlo sin tener que decir lo que opinaba realmente.
Entonces yo misma, mi inconsciente, mi ser, autoenfermó para liberarse de aquello que no le gustaba.
Si me hubiese respetado sin más, porque me hacía sufrir, nunca me hubiese autosaboteado para tener una salida.
La voz en mi cabeza me decía que tengo que aprender a quererme, a respetarme, a valorarme y a hacerme caso en lo que realmente deseo. Sin hacerme daño a mí misma inconscientemente, para huir de lo que no me gusta y no soy capaz de rechazar de manera consciente.
Ahora debo profundizar en remediar el haberme provocado la enfermedad para salir de una situación que me asfixiaba. ¡YA NO LA NECESITO!, y espero nunca tener que hacerme daño de ninguna otra forma, en ningún otro tema, por no saber respetarme ni quererme.
En mi interior resonaba con fuerza el sentimiento que ahora me toca deshacer el entuerto conscientemente, sacando a la luz lo que yo misma me he ocultado. Para que la luz lo sane y me sane. Para perdonarme a mí misma por no haberme querido ni respetado.
He de darme cuenta que soy la causa de la enfermedad en mí, pero que en realidad "NO ESTOY ENFERMA".
Ya no lo necesito y creo que es ahora el sentimiento de culpa el que no me deja avanzar y sanar. Porque admitir que soy la causante de mi dolor, no estaba previsto en mi vida.
Pero debo cambiarlo desde el amor hacia mí misma y no culparme, sinó perdonarme, con un amor incondicional y un respeto a mi ser imperfecto, que comete errores, pero que quiere mejorar día a día.

Empiezo a sentir amor hacia mí misma. Perdón a mí misma. No merezco sentir dolor de ningún tipo por mis errores, porque no supe hacerlo mejor.
Me empiezo a perdonar, me empiezo a querer y a respetar como siempre debiera haber sido.
Entonces desperté..........
 
"Búscate, porque lo que buscas está en tí"


Gracias Karina

Un abrazo lleno de luz a tod@s

Shira

3 comentarios:

  1. un ejemplo para much@s, muuchas gracias shira sigue adelante

    ResponderEliminar
  2. Realmente sobrecojedor pero valiente suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras.Un fuerte abrazo

      Eliminar